‘Llego diciembre con su alegría’

Cumple 70 años de haber sido creado por Tobías Enrique Pumarejo, don Toba.

   

El vallenato espurio por su belleza y tradición forma parte del patrimonio artístico internacional.

Contrastando con este panorama desalentador, es grato traer a colación que ese clásico eterno de la música vallenata como es “La Víspera de Año Nuevo”, este mes de diciembre, preciso, cumple 70 años de haber sido creado por Tobías Enrique Pumarejo Gutiérrez, don Toba.

Pero, ¿acaso “La Víspera de Año Nuevo” es un vallenato? Claro que lo es. Y al respecto Juan Gossaín considera, y le doy toda la razón, que “La Víspera de Año Nuevo” de Tobías Pumarejo no se le considera como un vallenato original, porque en la grabación que de este tema hiciera Guillermo Buitrago, la intromisión del clarinete de Juancho Esquivel le da un cierto regusto de porro.

En una entrevista que le hiciera a Emiliano Zuleta Baquero, “El viejo Mile”, me comentaba que la primera vez que él escuchó “La Víspera de Año nuevo” había sido en una parranda en Valledupar en las navidades de 1946, interpretada por Efraín Hernández. De esta interpretación recordaba una palabra de uno de sus versos que había sido cambiada en la grabación que para el sello Fuentes, hiciera Guillermo Buitrago.

El verso en mención decía: /Te quiero felicitar/ con el cuerpo y con el alma/ año nuevo lo quiero pasar/ junto contigo en la “cama”/.

Palabra “cama” que por sugerencia de Antonio Fuentes, el propietario del sello Fuentes, fue cambiada por la palabra “sabana”. Sustitución acertada que fue tomada de uno de los dos versos del tema original de don Toba, que Buitrago dejó por fuera cuando grabó esta canción: /Bonitas son las “sabanas”/ del Diluvio y Camperucho/ “sabanas” privilegiadas/ por eso las quiero mucho/.

Pedro Romero, el alcahuete en la relación entre don Toba y Doris, también me comentó, que cuando don Toba regresó a “El Otoño” con Doris, el 20 de enero de 1946, en la parranda de reconciliación con sus cuñados, les cantó varias veces “La Víspera de Año Nuevo”, que por ese entonces la llamaba “Gozando con mi Morena”, y que en esta interpretación incluía la palabra “cama” en vez de “sabana”.

Por su parte, Consuelo Araujo Noguera, “La Cacica”, me comentó luego que en 1974, don Toba le había hablado sobre el verso donde incluía la palabra “cama” y no “sabana”, pero que ella ya lo conocía, porque “Nando” Araujo se lo había contado desde mucho antes.

El investigador, compositor y coleccionista de la música vallenata Julio Oñate Martínez me facilitó una entrevista que le hizo a Efraín Torres, el guitarrista que acompañó a Guillermo Buitrago en muchas de sus grabaciones y en la famosa correría que hicieran por la provincia en 1947. En ella, Efraín dice que don Toba le entregó a Buitrago “La Víspera de Año Nuevo” y otros temas más de su autoría que luego grabaron en el sello Fuentes.

Sin lugar a dudas, “La Víspera de Año Nuevo”, la obra cumbre de don Toba por su calidad melódica y poética, por esa sensibilidad emocional que le impartió en todos sus versos, los que incluyó Guillermo Buitrago en su grabación y los que dejó por fuera, hace parte, como vallenato genuino, del patrimonio intangible de la humanidad declarado por la Unesco.

on December 08, 2017