Toronto: una cónsul de lujo

En lo personal, en lo laboral y en lo académico. Viene a servir al país, sin necesitar del cargo.

Doctora María Cristina, nueva cónsul de Colombia en Toronto

Por José Briceño

En estos 16 años, que llevo de vivir en Ontario, han pasado por el consulado de Toronto unos 10 cónsules. Buenos, regulares y malos, en mi experiencia muy personal, en mi función de informador comunitario, a cada cual se le da lo suyo. Sin odio ni lambonería, con la madurez que dan los años y la ética periodística que, durante 54 años, ha sido mi fiel compañera.

El pasado 3 de junio, volvió a London el consulado móvil, servicio que había desaparecido, porque le quedó grande a los funcionarios anteriores y que Germán Salamanca, Presidente de GS Financial Group  y su equipo de trabajo, ha recuperado para nuestra comunidad, facilitando la infraestructura de sus amplias y cómodas instalaciones, en el corazón de London, servicio comunitario que apoyamos desde este informativo. Nuestra gente lo necesita.

 

Mas por curiosidad que por informar, me di a la tarea de ir al consulado móvil. Iba prevenido para estrellarme contra un muro, contra la nueva cónsul. Muchas veces lo he hecho. Hay funcionarios – no todos -  que creen que un consulado los coloca a nivel de la Reina Isabel II, por aquello de que el que no ha comido pollo, cuando ve plumas, piensa que es huevo.

Entré a la recepción y disimuladamente tomé unas fotos, sin permiso. La razón, porque en unas elecciones fui hasta las oficinas del consulado en Toronto y me prohibieron tomar fotos ya que se trataba de una actividad privada y digamos que secreta. Así tomé a la brava y salí casi que echado del consulado, cual delincuente o alterador de la pureza del sufragio.

A los pocos minutos, el anfitrión Germán Salamanca, me presentó a la señora Cónsul y como ‘al parejo se le conoce por el bailao’, me di cuenta de que se trataba de una persona abordable sencilla y tratable, estaba en frente de una señora rubia, muy culta, elegante, amable, excelente conversadora y muy metida en su cuento de funcionaria diplomática de Colombia, en la capital comercial del Canada.

Aprovechando el ‘papayaso’ de poder dialogar con la nueva cónsul, le pregunté por su hoja de vida académica y laboral. La señora es bachiller del Liceo francés Louis Pasteur de Bogotá y sus estudios superiores los realizó en Georgetown University, en el vecindario de Washington DC, por lo cual además del español habla inglés y francés. Fue directora del Noticiero TV Hoy en Colombia, subdirectora de Asuntos Multilaterales en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia y hace parte de la Fundación World Coach Colombia, organización que propende por la defensa de los derechos humanos, especialmente de niños y niñas y adolescentes. Una ejecutiva de tiempo completo

Además de las funciones consulares, está realizando, en Toronto, actividades culturales para buscar intercambios y talleres de información e integración para los recién llegados, seminarios para enseñar a los compatriotas a ubicarse en el mercado laboral canadiense.

Es la única funcionaria que he conocido en Toronto, que como decimos en Colombia: “No necesita del puesto, lo hace por servir al país”. La verdad sea dicha, me dejó descrestado y yo ya estoy muy viejo para dejarme descrestar. Estoy cronológicamente más cerca del siglo, que del medio siglo. Es una cónsul de lujo, en lo académico, laboral y como persona, creo que no hay dos en nuestra diplomacia consular.

Si a lo anterior le añadimos que es una dama de las que llamamos de ‘sangre azul’, que no viene precedida del odioso y prepotente colombianismo: ‘usted no sabe quién soy yo? Su misión es servir a los suyos con eficiencia y lo está logrando con gran solvencia, para muestra un botón, regresó el consulado móvil a London.

Amable lector: usted se preguntará que quien ese personaje como sacado de una película de ciencia ficción o de una fábula de Esopo.

Nuestra nueva cónsul de Colombia en Toronto es la doctora María Cristina Pastrana Arango, madre de Lorenzo y Laura Hernández, nieta de Carlos Arango Vélez, candidato a Presidencia de Colombia por el partido liberal en 1942, Ministro de Guerra, Alcalde de Bogotá y cónsul en Roma. Hija de Misael Pastrana Borrero, Presidente de Colombia en 1970 y hermana de Andrés Pastrana Arango, Presidente de Colombia en 1998.

Claro que yo si sabía quién era ella, lo que no sabía es de su ilimitada calidad humana y la calidad humana ni se da en los árboles, ni la venden en pastillas.

on June 22, 2017