Atlético Nacional con 16 estrellas

El onceno más veces campeón de Colombia.  Venció a Cali 5 - 1 y en el acumulado 5 – 3

 

Emoción, alegría, tristeza, goles, lágrimas buen fútbol, un marco excepcional y dos equipos que lo dejaron todo en la cancha. El partido -o mejor, el partidazo- en el Atanasio tuvo todos los ingredientes de una verdadera final. Atlético Nacional lo volvió a hacer: ganó, remontó y dio la vuelta olímpica. Ahora tiene 16 estrellas en su escudo. 

Cuatro tantos y dos lesionados (Farid Díaz y Kevin Balanta) fue el balance del primer tiempo. Nacional, con el aliento de su gente, salió con todo. A llevarse a su rival por delante y a empezar a acortar distancias en el marcador global de la serie. El 2-0 en contra de Palmaseca lo obligaba a anotar rápido.

 

Y lo consiguió, porque en el primer cuarto de hora ya había igualado la llave: a los 7 minutos Macnelly anotó el 1-0 y a los 16' Mateus Uribe puso el segundo. El estadio se quería caer y el pueblo azucarero no lo podía creer. El local tenía asegurado los penales y quería seguir de largo. Pero tres minutos después, luego de un tiro de esquina y una serie de rebotes y atajadas de Armani dentro del área, Duque remató y consiguió el descuento con la complicidad de Bocanegra y el golero argentino. Cali volvía a la vida y Nacional, a barajar de nuevo.   

A partir de ahí El Verde lo intentó otra vez y fue al frente a buscar el tercero. No fue tan certero y claro como en el arranque, pero cada vez que atacó puso a tambalear a la defensa azucarera, que lucía nerviosa e insegura. A los 41', luego de un cobro de tiro de esquina, Ibargüen tomó un balón en el otro sector en el borde del área y remató fuerte arriba, a donde jamás llegó Mina. Golazo. Nacional otra vez igualaba la serie y se iba al descanso con el 3-1 (3-3 en el global). 

Segundo tiempo

El libreto del partido no cambió: Nacional, dominador absoluto de la pelota, la mitad y la iniciativa. Y un Cali conservador, con un operativo defensivo de ocho hombres y una apuesta al contragolpe y la pelota quieta. 

Sin embargo, el dominio del local en el arranque del complemento no se vio reflejado en las opciones de gol y mucho menos en el marcador. Los de Rueda tardaron 15 minutos para generar peligro en la cabaña verdiblanca, tras una serie de remates que rechazaron los defensas y enviaron al tiro de esquina.

A esa altura, el compromiso no tenía la misma intensidad, dinámica y emoción de la primera parte. En la cancha se empezaba a pensar inconscientemente en la tanda de los penales y en la tribuna comenzaba la angustia y el nerviosismo. 

Pero en el minuto 73, en el mejor momento del Cali, apareció la jugada clave del partido y la final. La del título. Dayro fue derribado en el área, el árbitro sancionó penal y acto seguido el mismo atacante cobró con sutileza y calidad: 4-1 en el partido de vuelta y 4-3 en la serie. Cinco minutos después llegó el de la tranquilidad: Dayro asistió a Rodin Quiñones, quien fusiló arriba y cerró la llave 5 -1. El Atanasio explotó y la estrella 16 comenzó a bajar del cielo antioqueño.

En los minutos finales el Cali lo intentó, pero el pleito ya estaba resuelto. Jugadores e hinchas de Nacional simplemente esperaron el pitazo para festejar. Nacional tiene 16 estrellas, aumenta su palmarés y sigue siendo el onceno más veces campeón de Colombia. 

 

on June 22, 2017