Video: En Barranquilla me quedo

Joe Arroyo, leyenda musical, de los más grandes intérpretes de la música caribeña

 

La noche del 1° de noviembre de 1955, la histórica ciudad de atardeceres naranjas y murallas majestuosas de Cartagena presenció el nacimiento de Álvaro José Arroyo González.

Pero en ese entonces, remota se vislumbraba la posibilidad de que aquel pequeño se convirtiera en la leyenda musical que hoy en día representa: el único e irrepetible Joe Arroyo, uno de los más grandes intérpretes de la música caribeña de Colombia entera.

 

Y fue esa misma tierra la que vio como este niño, ya de ocho años, se estrenó como un artista prometedor en un bar del bajo mundo de su ciudad. Presentación que constituyó un mínimo abrebocas del inmenso talento que deslumbró cuando 'El Joe' hizo vibrar a una de las mejores orquestas de la época, Fruko y sus Tesos, tras ser descubierto por su director, Julio Ernesto Estrada.

Como un digno 'Teso', aquel joven carismático retumbó en el mundo de la salsa gracias a su majestuosa voz que le dio vida a éxitos como 'Tania', 'El caminante', 'Manyoma', 'Confundido' y 'El ausente', canciones con las que se hizo innegable el nacimiento de una nueva estrella del género.

Luego de brillar con Fruko, 'El Joe' también se unió a las conquistas musicales de The Latin Brothers, orquesta fundada por el gran bailarín Piper Pimienta, antes vocalista de los Tesos, junto a quienes cantó 'Báilame como quieras', 'Suavecito, apretaito' y 'En su salsa'.

La leyenda de un matrimonio africano, esclavos de un español, dio a la vuelta al mundo entero con 'un pedacito de la historia negra' en la potente voz del 'Joe', acompañada del exquisito solo de piano ejecutado por Chelito de Castro en la portentosa 'Rebelión'.

La carrera de 'El Joe' surgió imparable y el mundo siguió sus pasos que bailaron al ritmo de letras románticas, melancólicas, alegres, históricas y contagiosas que trajeron algunos de los más grandes logros que el universo de la música bailable ha llegado a conocer.

on February 17, 2017