EE, UU sacará a 200,000 salvadoreños

Trump busca deportar a inmigrantes ilegales. El TPS no es refugio definitivo

 

Unos 200.000 salvadoreños que viven en EE. UU. desde el 2001 deberán retornar a su país en 2019, dijeron este lunes funcionarios estadounidenses, en la medida más reciente del gobierno del presidente Donald Trump para endurecer la aplicación de una ley de inmigración.

La terminación del estatus de protección temporal (TPS por su sigla en inglés) de los salvadoreños entrará en vigencia el 9 de septiembre de 2019 para darles tiempo de irse o buscar la residencia legal, al igual que a fin de que El Salvador se prepare para su regreso, dijeron las autoridades.

La decisión de poner fin al TPS para los salvadoreños es parte de una medida más amplia de la administración Trump que busca deportar a los inmigrantes ilegales en EE. UU. La decisión fue duramente criticada por organizaciones que dijeron que desde EE. UU. se ignoró la violencia en El Salvador, que tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

“Este es un golpe fuerte para todos; la mayoría somos personas que declaramos impuestos, no estamos viviendo del gobierno, no somos delincuentes”, dijo Patricia Hernández, una salvadoreña que administra una empresa subcontratista de construcción en EE. UU.

La administración de Trump se ha enfrentado a una serie de fechas límite desde el año pasado para decidir si pone fin al estado de protección de los inmigrantes en EE. UU. cuyos países de origen se han visto afectados por desastres.

Los funcionarios han dicho que el TPS proporciona un refugio temporal, no permanente, para las víctimas. En conjunto, las decisiones de la administración Trump significan que aproximadamente 250,000 personas estarán expuestas a la deportación si eligen permanecer en el país.

A los salvadoreños, el grupo más grande con un estado de protección temporal les fue concedido este estatus después de dos terremotos en 2001 que mataron a más de 1.150 personas y dejaron a cientos de miles sin hogar.