Viudo de 23 años esposa de 91 años

Mauricio y Yolanda se llevaban 68 años de diferencia y además eran parientes.

   

Según informó el diario El Tribuno de Salta, Mauricio y Yolanda se casaron en febrero de 2015 en una ceremonia civil discreta y sencilla.

Por: El Mercurio (Chile) "Amaba a Yolanda de la manera más pura en la que puedes amar a alguien y ese sentimiento, junto con el dolor que me causó su pérdida, se quedará conmigo por el resto de mi vida", aseguró Mauricio Lozada, un argentino 23 años que en abril de 2016 se quedó viudo luego de que su esposa Yolanda Torres, de 91 años, muriera producto de una septicemia.

Mauricio y Yolanda tenían 68 años de diferencia y, además, eran parientes: ella era tía abuela de él. La inusual relación salió a la luz esta semana, tras conocerse que poco después de que Yolanda falleciera, Mauricio presentó una solicitud para recibir la pensión de viudez que -a su juicio- merece. Sin embargo, la Administración Nacional de la Seguridad Social se la negó y ahora pretende llegar hasta la Corte Suprema de Argentina para conseguir el pago semanal.

Según informó el diario El Tribuno de Salta, Mauricio y Yolanda se casaron en febrero de 2015 en una ceremonia civil discreta y sencilla. Ambos vivían bajo el mismo techo desde varios años antes, junto a la madre, al hermano y a la abuela del joven.

"Ella fue un importante apoyo en mi vida y casarnos era su último deseo", aseguró Mauricio, quien agregó que aunque Yolanda tenía más de 90 años, "era extremadamente lúcida".

Ella fue un importante apoyo en mi vida y casarnos era su último deseo

También explicó que tomaron la decisión de casarse luego de que ella se comprometiera a ayudarlo para continuar sus estudios de derecho y señaló que, aunque al principio la idea causó sorpresa entre sus parientes, todo se calmó después de que corroboraran que no tenían impedimento para convertirse en marido y mujer.

Mauricio y Yolanda solo alcanzaron a estar casado durante 14 meses. Tras la muerte de la mujer, su viudo realizó todo el papeleo necesario para recibir la pensión, que le fue negada. La razón del rechazo al parecer se debe a que los vecinos de la pareja aseguraron que desconocían que estuvieran casados.

EL MERCURIO (Chile) / GDA