Joselo y su matrimonio con guajira

La historia inédita de un granjero criador de gallinas y la feliz coincidencia

   

Un granjero criador de gallinas entró en uno de los bares del pueblo, se sentó al lado de una mujer y pidió una copa de champaña.

La mujer le dijo: ¡Qué coincidencia! Yo también acabo de pedir una copa de champaña.

¡Qué coincidencia! Respondió el granjero y continuó, es un día especial para mí, y hoy estoy de festejo.

También es un día especial para mí, y por eso estoy celebrando con champaña, contestó la mujer.

¡Qué coincidencia! Dijo el granjero.

Mientras brindaban, el granjero le preguntó: ¿Y qué estás celebrando?

Mi esposo y yo hemos intentando tener hijos durante años, y hoy mi ginecólogo me dijo que estoy embarazada.

¡Otra coincidencia! Dijo el hombre. Yo soy un granjero y durante años mis gallinas estuvieron infértiles, pero, finalmente, ahora todas están listas para poner sus huevos.

¡Esto es increíble! La mujer preguntó: ¿Cómo has hecho para que las gallinas vuelvan a ser fértiles?

¡Usé un gallo diferente! Respondió el granjero.

¡Qué coincidencia! Exclamó la mujer.