Colombiana 'tumbó' a 180.000

Personas en todo el mundo ‘cayeron’ en su pirámide con 350 millones de euros.

Marta Sonia, condenada a 3 años de prisión en España. Multa de 900.000 euros.

Las autoridades señalaron que la mujer aprovechó sus contactos en Colombia para ocultar los dineros de los inversionistas e intentar darles apariencia de legalidad.

Una colombiana resultó condenada por la defraudación protagonizada por Germán Cardona, conocido como el ‘Madoff’ español, quien lideró una estafa que dejó más de 180.000 víctimas en varios países del mundo, las cuales perdieron unos 350 millones de euros.

Se trata de una mujer que aparece en los expedientes judiciales como Marta Sonia, nacida en Bucaramanga en 1969 y que controlaba varias empresas usadas en los movimientos del dinero de los inversionistas estafados.

 

Por el sonado caso, Germán Cardona fue condenado hace dos semanas a 13 años de cárcel y al pago de 300 millones de euros. Él estableció un esquema de captación que ofrecía millonarias utilidades a sus inversionistas, cuyos recursos terminaban desviados para pagar a otros inversores.

“Marta Sonia en compañía de otros sujetos (...) decidió crear una estructura de carácter permanente para enriquecerse ilícitamente y ocultar las ganancias así obtenidas, mediante la puesta en funcionamiento de un sistema defraudatorio capaz de afectar a un elevadísimo número de víctimas a lo largo de todo el mundo, al operar a través de internet”, se lee en la sentencia de la audiencia de Madrid.

En la acusación, las autoridades señalaron que la mujer aprovechó sus contactos en Colombia para ocultar los dineros de los inversionistas e intentar darles apariencia de legalidad.

Incluso, en la investigación aparecen documentadas conferencias que dieron integrantes de la red en Cartagena en las que se promocionaron las inversiones y que se realizaron el 28 y 29 de febrero de 2008.

Según la investigación, solo una pequeña cantidad de lo invertido por los inversionistas llegó al mercado Forex, y lo demás terminó siendo usado para la realización de convenciones como la de Cartagena y otras en Cali y Medellín, para buscar nuevos clientes.

El negocio llegó a ser tan rentable que en marzo de 2008, con un solo año de existencia, la empresa tenía más de 18.000 clientes, que habían aportado más de 121 millones de dólares. El expediente dice que llegaron a conseguir un crecimiento diario de 600 clientes que invertían dos millones de dólares cada día.

El 24 de octubre de 2008, la empresa panameña Contocommerce Corp., de la que Marta Sonia era representante, compró nueve inmuebles en Valencia (España), avaluados en 930.000 euros. También se documentó que la mujer compró un apartamento de 113 metros cuadrados en abril del mismo año, en una zona residencial de Bogotá, y que a través de la empresa en Panamá compró 31 inmuebles en Colombia, con un valor aproximado de 4 millones de dólares. Algunos de los predios terminaron a nombre de su hermano.

Uno de los testigos en el caso declaró: “La sra. Marta Sonia era funcionaria de la Policía de Colombia y usó su cargo para atraer y captar personas de forma ilegal, ya que no tenía licencia para ello”.

Los investigadores españoles señalan que no se sabe qué pasó con el dinero de esas inversiones, pero que, en todo caso, no fue usado para devolver la plata a los afectados.

En la sentencia, la justicia española condena a la colombiana, por los delitos de blanqueo de capitales y asociación ilícita, a una pena de tres años de prisión, el pago de una multa de 900.000 euros y el embargo de todos los bienes y empresas a su nombre.

JUSTICIA